La educación de los pequeños se desarrolla en gran medida mediante la práctica de una disciplina deportiva, aunque su formación base se fomenta desde casa. La influencia de los padres y las madres en la vida de los menores es una realidad; son su primer ejemplo en la vida y, por ende, la importancia de una educación trabajada desde casa favorece el proceso de formación deportiva.

Desde Campus Experience Fundación Real Madrid,  identificamos el rol de los padres y madres en la vida de los pequeños futbolistas. ¡Sigue leyendo y descubre todos los detalles! 

Acercamiento de los padres al fútbol

Es importante que los padres establezcan en el comportamiento de sus hijos una relación positiva con el fútbol o deporte en general. Con relación positiva nos referimos a su inclusión en el proceso de aprendizaje y la aceptación de que el fútbol no es sólo un deporte, sino que también es una escuela de entrenamiento para la vida, cuyo fin es ayudar a los niños y niñas a crecer con un alto grado de armonía psicológica y física.

La relación con el niño o niña

Los niños y niñas disfrutan del deporte y deben aprender a ganar, perder, jugar bien o no, sin temer las reacciones externas. Debemos permitir que los niños y niñas jueguen y se diviertan bajo una condición de serenidad y paz mental. También es fundamental evitar crear competencia con sus compañeros/as, alejándose de comparaciones sobre sus resultados con otros jugadores.

Padres que se convierten en apoyo para sus hijos

Las experiencias con jugadores de alto nivel han demostrado que sus padres y madreshabían jugado un rol fundamental en formar sus motivaciones personales; además de darles cierta libertad a la hora de escoger y a su vez entender el progreso que sus hijos iban alcanzando y comprendieron que sus experiencias deportivas elevarían el prestigio del niño o niña.

La relación de los padres con el equipo

Los padres y madres son parte relevante en la relación jugador-equipo de fútbol y entrenador. Lo ideal es que estén dispuestos a cooperar con el equipo. Por ello deben comprometerse para estar presentes cuando el equipo tiene reuniones, para que estén informados de las actividades sociales y de todos aquellos programas sociales que se relacionan con su hijo e hija. Es conveniente que se comuniquen con el club y apoyen sus actividades.

En conclusión, una buena comunicación entre padres y madres, hijos, entrenador y equipo hacen que muchos problemas se eviten y que se produzca una buena relación entre las partes para la máxima felicidad de los niños y niñas.

 

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.