No cabe duda que el fútbol es el deporte rey en todo el planeta, está presente en todos los continentes y en la gran mayoría de países, sus cifras lo confirman a diario, tan solo hay que ver que hay más naciones reconocidas por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) que la Organización de las Naciones Unidas, son 211 federaciones nacionales inscritas en el ente rector de esta disciplina, mientras que en la ONU son reconocidos 193 países.

Y es que el fútbol, de por sí, supera toda barrera social, política y económica que hay en el mundo, ya que es un deporte con el que las personas se identifican con facilidad y que no necesita de mucho conocimiento para entenderlo. Un deporte con un lenguaje universal en la práctica, donde todos tienen un espacio.

Sin embargo, también este deporte va un poco más allá, y es que hay un factor con el que las personas se identifican de manera rotunda y es que el fútbol es un reflejo de la vida, Pero ¿por qué?. Sencillo, en 90 minutos de juego todo puede pasar, hay momentos altos, bajos, medios; hay risas, llanto, desespero, ilusión; hay triunfos, derrotas; tal y como pasa en la vida real.

El fútbol es pasional e inconscientemente el aficionado va conectando y generando un sentimiento con su equipo local o su selección, de manera que se siente identificado por unos colores, una historia, una leyenda. Se vuelve un significado de la vida personal.

Asimismo, ese tema de identidad es muy importante en el fútbol, ya que los aficionados se sienten orgullosos de pertenecer a algo, a una comunidad, y de sentir, a pesar del triunfo o la derrota, que el club siempre va a estar ahí para los buenos y malos momentos.

Incluso, este deporte tiene algo único y es que hay estudios que afirman que lo que genera un equipo de fútbol en una persona, es similar al sentimiento que tienen con sus seres queridos. Así es como lo explica la investigadora Catarina Duarte a la revista Diners: Cuando una persona ve imágenes de las personas que ama, se activan ciertas áreas del cerebro, y fue asombroso descubrir que los mismos circuitos se activaban cuando veían imágenes de su club, eso está relacionado con que la persona se siente parte de un grupo”.

Entonces ¿por qué es un fenómeno cultural?

Porque es un deporte que conecta, crea comunidad y sobre todo, ayuda a eliminar barreras sociales, que parecen infranqueables y que con el fútbol, parece que desaparecen. Porque a través del fútbol experimentamos la fraternidad, la comunidad y el compartir nuestras alegrías y nuestras derrotas. Así es como queremos vivir Campus Experience y queremos compartirlo con vosotros, todos unidos por el fútbol y compartir los buenos valores que adquirimos con este fantástico deporte.

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.