Claves para una pretemporada exitosa.

Con el fin de las vacaciones y la vuelta a la rutina, la pretemporada de fútbol ya forma parte del día a día de nuestros deportistas. La pretemporada es el período preparatorio previo al inicio de la competición, en el que se readapta el organismo de los deportistas a la rutina de los entrenamientos. 

Después del largo periodo de inactividad de las vacaciones, los jugadores necesitan enfocar sus entrenamientos a la recuperación de su forma física. Por ello, durante la pretemporada se prioriza el acondicionamiento físico y se trabaja para mejorar la resistencia, velocidad, fuerza, flexibilidad y potencia, entre otros aspectos. Los objetivos de esta preparación son garantizar un nivel alto en el momento del inicio de la competición, adquirir un buen estado de forma para aguantar el rendimiento de la temporada y continuar con el desarrollo del jugador/a.

La pretemporada ayuda a sentar las bases sobre las que construir el buen desarrollo del resto de la temporada. Su correcto aprovechamiento es esencial y, por ello, a continuación, desde Campus Experience Fundación Real Madrid queremos compartir 7 aspectos que como jugador/a puedes controlar para optimizar tu rendimiento y sacar el máximo provecho a la pretemporada. ¡Sigue leyendo!

1.- La pretemporada es una toma de contacto.
En las sesiones, la exigencia debe ser progresiva. De 0 (periodo de inactividad) a 100 (lograr el estado óptimo necesario para la competición).

2.- Calienta antes del entrenamiento. Siempre.
Es imprescindible preparar el cuerpo antes de un entrenamiento. El ejercicio físico debe ir siempre precedido de un buen trabajo de calentamiento; y en pretemporada aún más.

3.- Escucha a tu cuerpo y sé paciente.
Tu cuerpo es todo lo que necesitas para entrenar, escúchalo y tratalo con respeto. No te exijas más de la cuenta. En este periodo de toma de contacto, alcanzar tu máximo nivel es muy complicado. Sin embargo, con paciencia y constancia se logra alcanzar el estado físico y rendimiento deseado. ¡No te desesperes!

4.- Cumple con la rutina de equipo.
El entrenamiento debe progresivo pero constante. Adáptate pero no dejes de entrenar con tu equipo. El trabajo continuado es la clave para lograr una evolución en la pretemporada.

5.- No compitas. Prepárate para la competición.
Dale importancia a lo verdaderamente importante: alcanzar un óptimo rendimiento físico y asimilar los conceptos tácticos. En pretemporada no te compares con tus compañeros, enfócate en ti mismo. Ya llegará el momento de competir.

6.- Dale importancia al entrenamiento invisible: el descanso, la recuperación y la alimentación e hidratación.
Si durante la temporada el descanso es primordial, en pretemporada lo es aún más. Dormir entre 8-10 horas garantiza el descanso adecuado de la mente y el cuerpo para estar listo para la siguiente sesión. Asimismo, en este periodo, el fisioterapeuta será tu mejor aliado en la recuperación. Trátate las sobrecargas usuales de la pretemporada para evitar lesiones futuras.
La alimentación juega un papel decisivo en el rendimiento de un deportista. Planifica y cuida tu alimentación con la ayuda de un profesional. Y no olvides hidratarte antes, durante y después de los entrenamientos de pretemporada.

7.- Estira y vuelve a la calma después de las sesiones.
Una vez termine el entrenamiento, estira y descarga la musculatura para evitar sobrecargas y lesiones. 

El comienzo de la temporada está a la vuelta de la esquina. Ahora es el momento de convertirte en mejor futbolista. ¡Sigue nuestros consejos y aprovecha al máximo la pretemporada!

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.